españolenglish  
index bio portfolio docencia contacto  
  logo  
 
metasound
 
 
 

FJT Music Solution

    epgpc

 

 

 

demo demo

     

 

 

 

La música es una disciplina artística que ha sido siempre reconocida como una de las más influyentes en el comportamiento del ser humano. A lo largo de la historia, la música ha tenido funciones diferentes, además de la puramente lúdica, sirviendo incluso como medio de comunicación religiosa con dioses. En la época griega, cuando la música formaba parte inherente de la educación disponiendo de un lugar privilegiado en el quadrivium, los sabios utilizaban la música para medir distancias, densidades, e incluso para estudiar la astrología. Para ello, hacían uso de un instrumento llamado monocordio. Sin duda, un elemento tecnológico avanzado para la época.

La música, además de un arte, puede ser empleada como una herramienta de investigación para estudiar el comportamiento humano y buscar fórmulas terapéuticas diversas.


meetasound es un espectáculo audiovisual subvencionado por la Empresa Pública de Gestión de Programas Culturales de la Junta de Andalucía en su programa de ayudas a obras experimentales del 2009. En este espectáculo se utilizan técnicas de musicoterapia mediante música electroacústica, en conjunción con videoproyecciones diseñadas mediante conceptos sinestésicos, produciendo así un espectáculo que mezcla lo lúdico con la experimentación.
El sonido y la imagen se encuentran al mismo nivel del discurso siendo la estética visual próxima a la estética VJ (Video Jockeys).


La duración del espectáculo es de 45 minutos.


La idea de crear el espectáculo surge al unir diferentes campos de investigación y creación artística en los que he trabajado estos últimos años.


Entre los últimos artículos científicos que he realizado se encuentran:
• Tecnología Aplicada a la Composición para Danza Contemporánea.
• PD Soundgraph: Generando Imágenes Mediante la Armonía Musical.
• Inteligibilidad Auditiva Múltiple en la Comunicación Audiovisual.


En estudios pioneros de las aplicaciones terapéuticas de la música (musicoterapia), se ha mostrado las formas musicales clásicas sinfónicas como elementos de experimentación apropiadas. Como compositor sinfónico y electroacústico, considero que el uso de sistemas informáticos puede ayudar a elaboración de formas musicales que intercedan en el ser humano de forma más acertada que con música de autores como Mozart o Beethoven.


Para aumentar el efecto producido por la música, el espectáculo dispone de elementos visuales que apoyan el efecto producido por la música mediante procesos sinestésicos.


La sinestesia consiste en percibir sensaciones por medio de sentidos que, en un principio, no están diseñados para percibirlos. Oír colores o ver sonidos son ejemplos simples que representan lo que una persona con capacidades sinestésicas podría realizar.

Ya en 1704, Sir Isaac Newton publica la primera correspondencia entre la escala musical y el arcoíris a través de una rueda armónica de colores en su Tratado de óptica. La primera publicación sobre personas con capacidades sinestésicas lo realizó el Doctor G.T.L Sachs en 1812.


Uno de los experimentos más significativos relacionando el sonido a la imagen fue cuando en 1857 Edouart-Leon Scott de Matinville plasmó sobre papel una representación gráfica de una onda sonora con su Fonoautógrafo. Esa representación gráfica del sonido se aplica en la actualidad en la síntesis musical donde, de manera habitual, se hablan de ondas cuadradas, ondas diente de sierra u ondas triangulares, dejando evidencia que “el sonido tiene forma”. Si el sonido tiene formas, y según Newton, además dispone de colores, el sonido debe ser fácilmente representable gráficamente.


Se tiene constancia del estudio de esta materia desde el siglo XVI. Entre los compositores más cercanos a la época actual que escribieron sobre la relación entre la luz y el sonido destaca Alexander Wallace Rimington. En su libro Colour-Music. The Art of Mobile Colour, Rimington despliega diferentes teorías sobre el tratamiento de la música y el color para su representación con un órgano de colores.


Rimington puntualiza en este libro relaciones entre el color y la densidad armónica de ciertos elementos tal y como se muestra en la siguiente ilustración:


metasound 1
Relación entre colores y armonías producidas por acordes.

 

metasound 2
Relación entre música y colores de Rimington en la escala cromática.

Además de las relaciones entre color y música, Rimington propone diferentes tablas sobre la relación entre los colores, la música y las sensaciones. Estos mismos conceptos serían utilizados posteriormente por compositores clásicos de gran prestigio. Schönberg, Scriabin, Baranof-Rossiné, Stokowski y Varèse experimentaron de manera modesta con este material. Entre estos compositores destaca Alexander Scriabin quien utilizó en su sinfonía “Prometeo, el poema del fuego” (1908), un instrumento llamado Tastiera pero Luce, un teclado de luz que proyectaba colores predeterminados en sincronía con la música.

 

meetasound recrea todos estos conceptos con tecnología y música electrónica contemporánea.

 

 

 

 

 
 
sica berklee fcom